viernes, 17 de marzo de 2017

Luchando contra mi propia bestia, de Laura Pozuelo Sánchez

Mis queridos lectores, hoy os traigo algo distinto. Es un libro sí, pero no es un libro de amor, ni de novela negra, ni tan siquiera de aventuras. Es un cuento muy personal, que puede ser calificado de autoayuda pero también de empatía con aquellas personas que están sufriendo una enfermedad crónica.



La autora

Laura Pozuelo Sánchez (31 de marzo de 1987) es diplomada en enfermería en la Universidad Autónoma de Madrid, estudiante de Psicología por la UNED, y asociada a ACRAayuda, una asociación que lucha contra la enfermedad que sufre: La cefalea en racimos.


Reseña

El cuento autobiográfico es muy cortito, apenas llega a las 40 páginas, pero en él nos relata de forma metafórica cómo se enfrenta a la batalla para vencer a su enfermedad y las etapas por las que va pasando. Ella se refiere siempre a la enfermedad como “la bestia”, una bestia interior que penetra en lo más profundo de su ser y que no le deja hacer una vida normal.

Es un libro con sentimientos muy profundos, se nota que es autobiográfico por la forma en la que transmite las emociones, con una fuerza interna que a veces está muy presente y otras queda abatida por “la bestia”.

Sin entrar en la narración, creo que es un cuento que debería leer todo el mundo, independientemente de la situación en la que se encuentren. En mi caso, y afortunadamente, no me las he tenido que ver con una enfermedad grave de este tipo, pero al leer el libro empatizaba con Laura y podía comprender un poquito mejor su situación. Como dice ella es “un cuento de autoayuda para demostrar al mundo que el ser humano tiene una capacidad de resiliencia inimaginable”.


Con el paso de los meses, advertí entender una nueva forma de vida,

“vivir con ella y no para ella”

sábado, 11 de marzo de 2017

Reseña El guardián invisible - Dolores Redondo



Título: El guardián invisible

Autora: Dolores Redondo

Género: Novela negra, intriga, thriller

Editorial: Destino

Formato: Tapa blanda


Páginas: 440






SINOPSIS

En los márgenes del río Baztán, en el valle de Navarra, aparece el cuerpo desnudo de una adolescente en unas circunstancias que lo ponen en relación con un asesinato ocurrido en los alrededores un mes atrás. La inspectora de la sección de homicidios de la Policía Foral, Amaia Salazar, será la encargada de dirigir una investigación que la llevará devuelta a Elizondo, una pequeña población de donde es originaria y de la que ha tratado de huir toda su vida. Enfrentada con las cada vez más complicadas derivaciones del caso y con sus propios fantasmas familiares, la investigación de Amaia es una carrera contrarreloj para dar con un asesino que puede mostrar el rostro más aterrador de una realidad brutal al tiempo que convocar a los seres más inquietantes de las leyendas del Norte.

OPINIÓN PERSONAL

Amaia  Salazar es inspectora de la Policía Foral de Navarra, nacida en el Baztán y  tras una infancia oscura, decidió no volver a su pueblo. Sin embargo, cuando a su equipo le asignan un extraño caso de asesinatos en el valle del Baztán, no le quedará más remedio que trasladarse a Elizondo, donde nació, y deberá enfrentarse a los fantasmas que creía olvidados. También tendrá que lidiar con sus hermanas, Ros y Flora, sobre todo con esta última que es una mujer de armas tomar y le reprocha el haber abandonado el pueblo.

La narración presenta descripciones muy detalladas, a veces en exceso, pero ayuda enormemente a imaginarte el escenario, los crímenes y los personajes. Además esto no entorpece la lectura, que me ha parecido ágil y dinámica todo el tiempo.


En cuanto a los personajes, están muy bien desarrollados. Como en todas las novelas negras vas descubriendo poco a poco su personalidad, sus miedos y secretos. Hay personajes con lo que no me identifiqué nada de nada, como Flora, que su carácter tan brusco me echaba para atrás, y otros a los que llegas a coger cariño, en mi caso al subinspector Jonan Etxaide.

Lo que más me ha impresionado de esta novela y de la trilogía en general (estoy leyendo la segunda parte), es el trato que hace de la mitología vasca y de la ambientación de la zona vasco-navarra. Quizás porque soy del País Vasco y conozco bien su mitología, me ha resultado muy atractiva la forma en la que presenta esos seres mitológicos como las Lamias (seres femeninos con pies de pato de extraordinaria belleza que se encuentran en los ríos) y el Basajaun (Señor del bosque). Además, durante toda la novela se mezclan las creencias mitológicas con la realidad para explicar los crímenes, hasta tal punto que la propia Amaia llega a dudar de si ceñirse al rigor científico y policiaco de los hechos o atribuir a ellos un significado mitológico.


El guardián invisible es una novela negra adictiva, emocionante e impredecible, con personajes perfilados al milímetro, donde se mezcla mitología y realidad en un Baztán donde las leyendas siguen imperando en el siglo XXI.